“Tu casa está ardiendo!!!!  Ven a beber el agua de la vida.”

 

El Diario de uno pecador salvado por el Cristo

 

La Santa Biblia es la Palabra Inmutable y Viva del Eterno Dios

 

Rhema Recibido:  26.05.2005   EL TEMOR Y EL AMOR PERFECTO

 

 

El amor perfecto echa fuera al temor.

Cuando temes por alguien o para con alguien, no tienes un amor perfecto hacia esa persona;

no estás perfeccionado en Mi amor, sino estás corrompido por Satanás y sus demonios,

no solamente para con esa persona, sino para conmigo.

 

Por lo tanto, mientras temes cuando hablas con alguien o cuando estás con alguien,

Satanás está al mando de esas relaciones, y si no amas a nadie, no puedes

amarme sinceramente.

El amor mío lleva un espíritu ‘libre’ donde no pides nada a nadie con quien estés o que

tu conozcas sino ‘dar’ a esa persona lo que te conduzco darle.

 

La opción de ‘obtener’ no figura en Mi amor.   La única opción es lo que Yo, tu Padre cariñoso,

te dejo en tu vida, y está abundante en gracia, verdad y realidad.  Es la única vía por

la cual puedes entrar en Mi Reino.

 

Padre Mío, es un entendimiento muy penetrante.

 

Romanos 13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que la plenitud de la ley es el amor.

 

Gálatas 5:14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple:

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 

II Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder,

de amor y de cordura.

 

I Juan 4:8 El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

 

I Juan 4:20 Si alguno dice, yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. 

Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien

no ha visto?

 

I Juan 4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera al temor;

porque el temor comporta castigo, y el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

 

Padre Mío, ayer me has pedido hablar con X de (un asunto específico) pero Ana

me ha aconsejado estar cauto.  Aconséjame, por favor.

 

Norman, esta mañana te he dicho de no temer, sino de reclamar Mi amor por X y dejarlo

todo en Mis manos para que yo pueda resolverlo para Mi gloria, para tu proprio bien

y él de tu familia.

 

Tienes que aprender solamente a temerme, obedecerme, glorificarme, y a nadie más.

Al comprenderlo, perfeccionaré tu amor para con todos en Mí. Así se debe seguir la pista

de desarrollo para producir el carácter celestial en  los que son verdaderamente Míos.

No puedes echar por un atajo, no hay caminos fáciles para entrar en Mi amor ni Mi Reino.

 

Pues, Padre Mío, ¿tengo que ver aún a X?  ¡Espérate!

Te mostraré claramente al venir el momento apropriado.

Como te he dicho, porque me has preguntado, Me encargaré de ello.

 

 

                                                    

 

                                                    Mensajes De Peter James